Cabe fechar la fundación de la antigua escuela salmantina en 1218. El primer diploma conservado de la Universidad es una cédula del rey San Fernando, de 1243, en la que trata de la fundación de la misma por su padre el rey Alfonso IX de León. En 1254 el rey Alfonso dota generosamente doce cátedras y en el mismo año el Papa Alejandro IV concede a la Universidad la categoría de Estudio General, junto a Bolonia, París y Oxford. Estudiante primero y luego profesor de la Universidad de Salamanca, Fray Luis de León (1528-1591) es la figura emblemática de la época de mayor esplendor de la Institución. Poeta, su traducción al castellano, comentada, del Cantar de los Cantares le valió la cárcel inquisitorial durante cinco años. Cuando Fray Luis fue liberado, la Universidad le confió una cátedra de Teología. En su primera clase tras el presidio, pronunció su célebre frase "como decíamos ayer...". Hoy podemos visitar el aula en la que impartía sus clases, que se conserva prácticamente igual que hace más de cuatro siglos.



En los comienzos del siglo XVI Salamanca era uno de los centros de enseñanza más importantes del mundo. Todavía en el siglo XVIII, Salamanca es un importante centro cultural, contándose, entre sus profesores y discípulos a Meléndez Valdés, Torres Villarroel, Quintana Gallego, Muñoz Torrero y Marchena.
No puede ser puesto en duda que la Universidad de Salamanca destaca por su influencia y proyección en Latinoamérica. Muchas de las Universidades del Nuevo Continente, entre los siglos XVI y XIX nacieron y se desarrollaron guiadas por los Estatutos, Ceremoniales y costumbres de la Universidad de Salamanca



La Universidad de Salamanca disfruta de un envidiable pasado, pero vive un floreciente presente y un prometedor futuro, avalado por el prestigio internacional cosechado en competencia con las mejores Universidades. Superada la individualidad, equipos de investigadores altamente cualificados obtienen reconocimiento en los foros internacionales de las humanidades y las ciencias.

Una plantilla de casi 2.500 profesores forma a unos 32.000 alumnos, distribuidos en las cuatro sedes -Ávila, Béjar, Salamanca y Zamora- en las que la Universidad imparte enseñanza de forma permanente. Un centenar de titulaciones de grado medio y superior, más de noventa programas de doctorado, cerca de cuarenta títulos propios, incontables actividades de extensión universitaria, etc., forman hoy la oferta académica de una Institución con casi ocho siglos de historia.

Severo Ochoa, Hans Kelsen, Javier Pérez de Cuéllar, Mario Soares, Albert Bandura, Federico Mayor Zaragoza, Manuel García-Pelayo, Jacques Delors, Fernando Enrique Cardoso, José Saramago, Carlos Fuentes... son algunas de las personalidades que en los últimos tiempos recibieron el Doctorado Honoris Causa en nuestra Universidad.

Mantiene Convenios con las Universidades extranjeras más importantes, así como con instituciones, fundaciones, empresas y sociedades, tanto públicas como privadas.